+EMOCIONES

+EMOCIONES
PASIÓN POR LAS ARTES

19.1.13

LA VIDA FUGAZ


La vida continúa, por duro que resulte. Y hay gestos dignos de silencioso reconocimiento, de aplauso emocionado.

Hoy, sábado 19 de enero, Fernando Guillén Cuervo sube a un escenario para actuar en la comedia "Wilt" de Tom Sharpe. Dos días después de la muerte de su padre Fernando Guillén Gallego no resulta nada fácil.

El próximo 2 de febrero Fernando Guillén Cuervo estará en el Auditori de la Mediterrània con el resto del elenco de Wilt.

Deseamos lo mejor a la familia del gran actor Fernando Guillén padre -con tres hijos, Natalia, Fernando y Cayetana- y lamentamos mucho la pérdida de un gran intérprete, siempre coherente, con una personalidad arrolladora, capaz de grandes papeles y versátil en los pequeños personajes. Y sobre todo, con una voz inolvidable. Es la voz que escucharíamos con deleite para que nos leyera, un relato, una escena, una novela, en una tarde cualquiera de un día cualquiera.

Sus trabajos en teatro, cine, televisión y doblaje se cuentan por centenares. Desde 1949, cuando subió a un escenario teatral, con 17 años, no paró. En 2007 dijo adiós al teatro con "El vals del adiós" del autor francés Louis Aragon.

Se ha recordado y elogiado estos dos últimos días su papel cinematográfico en "Don Juan en los infiernos", en 1991, por el que recibió un Goya. Si bien, la lista de papeles para el cine hasta "Ventanas al mar" -2010- es tan larga que genera recuerdos muy variados, ya sea por pequeñas intervenciones o protagonismos mayores. Siempre con gestos adecuados, de manos, de rostro; su mirada segura, confiada, o tímida, o dolida y la voz envolvente, más aterciopelada, más grave, más suave, o casi rota, según el guión. Son tantos los recuerdos que duele ver como la vida se corta una vez más; también para quien se convierte en inmortal por su arte.

80 años son sólo un soplo de aire, décadas veloces, para quien se queda vivo entre nosotros con todas sus creaciones más allá de la propia muerte. Es breve la vida para todos y para quienes forman parte del arte y la creatividad lo es más porque su magia está hecha para brillar y al encender la chispa en un escenario o ante una cámara, se nota, cada segundo, que el fuego de la vida se extingue mientras se enciende. Así es y nadie puede escapar a ello.

Fernando Guillén nos deja sin dejarnos, eso es algo propio de magos de la creatividad que aún guardaban una sorpresa más en la chistera: Se convierte en un recuerdo de nuestra vida como si hubiese sido algo más de lo que fue y es: Un gran actor.

Francesc Sempere

Director
Auditori de la Mediterrània

No hay comentarios: